Cooperación internacional26/11/2020

“No soy la misma Lidia que hace un año”

La voz de nuestros agentes: Lidia, de Cooperación Internacional

La Cooperación Internacional es reflejo del compromiso de Cáritas por impulsar la dimensión universal de la caridad. Se fundamenta en la promoción del desarrollo integral de todas las personas y de todos los pueblos, especialmente de los más pobres y excluidos. Con un enfoque de derechos, apoyamos proyectos, colaboramos en campañas de sensibilización y sumamos esfuerzos y recursos en campañas de emergencia, en coordinación con Cáritas Española y organizaciones de los países de origen. Algunos de los proyectos que apoyamos desde Cáritas Zaragoza están ubicados en Palestina. Lidia, de nuestro equipo de Cooperación Internacional nos cuenta su experiencia de voluntariado allí, sobre el terreno, y cómo, a su vuelta a España, concretó lo que allí vivió. 

Estuviste de voluntaria en Palestina: ¿Qué vivencia destacarías?

Estábamos visitando un campo de refugiados y había anochecido. Nos paramos en un edificio. Me paré a mirar a unos niños, vestidos con cualquier cosa, que nos miraban riendo, siendo felices… y en ese momento me rompí: ellos eran felices con casi nada, y nosotros necesitamos tener de todo para llegar a tener lo que creemos que es la felicidad. Pensé que esas risas infantiles se tornarían, en algún momento, en angustia por las consecuencias del conflicto. Y me movió a intentar hacer algo al respecto.  Ahora, noticias a las que yo no prestaba atención (en relación con Palestina, Israel) forman parte de mi día a día: de mis preocupaciones, enfados, alegrías, mis tristezas (cuando nos dicen que recemos por ellos, que ha habido una demolición de una casa…) En estos momentos, no puedo pensar mi vida sin estar involucrada en esta realidad.

¿En qué consiste tu colaboración en el Equipo de Cooperación Internacional?

Colaboro en la sensibilización: por ejemplo, ayudando en la organización de una exposición itinerante, a través de “Iniciativa por la paz”: crear momentos para que la gente conozca esa realidad y contar lo que yo vi (que tal vez no es la verdad absoluta pero sí lo que yo observé).

¿Qué te está aportando esta experiencia?

Yo ahora mismo no soy la misma Lidia que era hace un año.  Volví sintiendo una responsabilidad: puedo aportar mi testimonio, lo que vi, y contar la realidad de las personas con las que conviví. Desde entonces, mis motivaciones e intereses han cambiado desde ese viaje a Palestina. Hizo que me involucrara en el equipo de Cooperación de Cáritas, ver también que Cáritas es mucho más de lo que yo pensaba: hay mucha gente, muchos voluntarios, y para mí es un honor formar parte.

Muchas gracias a Lidia por  compartir su experiencia, que estamos seguros que permanecerá en su corazón toda la vida: nos muestra que la vivencia de una realidad en primera persona nos cambia; el voluntariado no solo consiste en aportar, sino en transformarnos (nuestra mirada a la realidad, nuestras prioridades, nuestros vínculos). 

El día 29 de noviembre tiene lugar el Día de Solidaridad con el Pueblo Palestino, momento en que hemos venido realizando un gesto de oración por la paz en la zona. Desde Cáritas Zaragoza colaboramos con esas situaciones de exclusión apoyando proyectos locales, como el fortalecimiento del mercado local en la zona de zona de Beit Jala, o la mejora de las condiciones de vida a través de la agroecología en el área de área de Al Makhrour. Desde hace años, mantenemos una estrecha colaboración con Cáritas Jerusalén

 

#CadaGestoCuenta